Nació en San Luis Río Colorado en 1956. Ha publicado artículos, crítica y ensayos en diversas revistas de la región: Espacio Escénico de Tijuana; Voz-a-nova de La Voz de la Frontera de Mexicli, La Revista, revista del Instituto Sonorense de Cultura (ISC); Tiro Libre, semanario sonorense de futbol.
Es miembro del comité editorial de Perfiles, semanario cultural de El Imparcial, donde publica con regularidad artículos y reseñas de arte, medios y literatura.
En 1998, obtuvo el cuarto lugar en el concurso nacional de cuento patrocinado por el periódico Reforma y las compañías disqueras Deutsche Gramaphon, EMI y Arial, con su cuento “El pianoforte”, donde participaron más de 500 trabajos.
En 1999, dos reseñas de su autoría fueron seleccionadas por la escritora bajacaliforniana Aglae Margali y publicadas en la antología Remembranzas (ICBC, 1998).
En 2003, fue ganador del Concurso del Libro Sonorense, género cuento, con su libro Relatos de ocio (ISC, 2004). Es autor de los libros Cuentos para llevar; el poemario Brevedad vital; Ensayos del desaire; y Crónicas de una ciudad despierta, todos inéditos.
En 2003, inició un proyecto pionero de bitácora electrónica colectiva con alumnos de la Licenciatura en Literaturas Hispánicas, convirtiéndose en la primera bitácora de esta especie de una serie que surgiría posteriormente en la misma escuela. El proyecto duró de octubre de 2003 a septiembre de 2004. La página puede visitarse todavía: http://colectivo-104.blogspot.com. Es egresado de la Licenciatura de Literaturas Hispánicas por la Universidad de Sonora, donde obtuvo la maestría en la misma área. Pertenece al Coro Universitario desde 2000 y ha participado en cuatro óperas. Su bitácora sobre literatura y cultura: (http://humphreybloggart.blogspot.com) ha sido reconocida por el diario El País de España. Fue Coordinador Editorial y de Literatura del Instituto Sonorense de Cultura de 2009 al 2015. Actualmente obtuvo el premio del Concurso del Libro Sonorense  2017 en el género de Cuento con el libro: Instrucciones para asesinar a Julio Cortázar.

Ignacio Mondaca Romero