Cartas de Sor Juana Inés de la Cruz

Sinopsis

La Carta Atenagórica fue escrita en noviembre de 1690, en el convento de Santa Paula de la Orden de San Jerónimo, en la Ciudad de México, por Sor Juana Inés de la Cruz, y publicada, junto con una carta suya, firmada con el seudónimo de Sor Filotea de la Cruz, por el obispo Manuel Fernández de Santa Cruz. Atenagórica significa “digna de la sabiduría de Atenea”.

La carta es una crítica al sermón de Mandato del portugués António Vieira sobre las finezas de Cristo. Por razones teológicas, la Carta Atenagórica le acarreó a Sor Juana serios problemas con la Inquisición. Asimismo, posteriormente fue definida como un escrito lleno de “ardientes declaraciones feministas”.

La Carta Atenagórica marcó el inicio del fin de la producción literaria sorjuanina. Poco tiempo después, en 1693, Sor Juana emprendió una serie de obritas llamadas de superogación, en las que pretendía agradecer a Dios por las muchas mercedes recibidas.

Cartas de Sor Juana Inés de la Cruz